Latest Entries »

por editar

por editar

 

Imagen tomada de: Catálogo La Redoute.

por editar

por editar

En la evolución del autoerotismo a la heterosexualidad que se observa en el adolescente, se puede describir un oscilar permanente entre la actividad de tipo masturbatorio y los comienzos del ejercicio genital, donde hay más un contacto genital de tipo exploratorio, que la verdadera genitalidad procreativa, que sólo se da con la correspondiente capacidad de asumir el rol parental, recién en la adultez. Esto generalmemte confunde a gran parte de los adolescentes a nuestro alrededor.

Los cambios biológicos de la pubertad son los que impo

nen la madurez sexual al individuo, intensificándose todos los proceso psicobiológicos que se viven en esa edad. La aceptación de la genitalidad surge con fuerza en la adolescencia, impuesta por la presencia difícil de negar  la menstruación o de la aparición del semen. Ambas funciones fisiológicas imponen al rol genital la procreación y la definición sexual correspondiente.

En la adolescencia, la posible instrumentación de la genitalidad, con significados adultos, reagudiza las fantasías y experiencias pasadas hasta ese entonces. La evolución del autoerotismo a la heterosexualidad se da primero con la masturbación, como fase genital previa; actividad lúdica que lleva al aprendizaje (que es el aprendizaje lúdico del otro sexo a través del toqueteo, bailes, juegos, deportes), lo que constituye también una forma de exploración.

En el varón aparecen idealizaciones del padre. Puede identificarse con los aspectos positivos del padre, superar el temor a la castración por medio de realizaciones y logros diversos que son los que le demostrarán que es en realidad el propio adolescente el que tiene potencia y capacidad creativa.

En la niña, al elaborar su situación edípica puede aceptar la belleza de sus atributos femeninos y realizarse en el trabajo o en el estudio de una manera netamente femenina, aceptando que su cuerpo no ha sido ni destruido ni vaciado, pudiendo entonces identificarse con los aspectos positivos de su madre.

Es necesario aceptar que la posición heterosexual adulta exige un proceso de fluctuaciones y aprendizajes en ambos roles (bisexualidad).

La sexualidad es vivida por el adolescente como una fuerza que se impone en su cuerpo y que le obliga a separarlo de su personalidad mediante un mecanismo por medio del cual, el cuerpo es algo externo y ajeno a sí mismo. Al tratar de recuperar  su sexualidad perdida, tienen que optar por la masturbación. Esta es fundamentalmente un intento maníaco de mantener la bisexualidad que a veces se exterioriza por la práctica homosexual.

La falta de la figura paterna hace que tanto el varón como la mujer queden fijados a la madre.

La raíz de la homosexualidad es preciso buscarla en las circunstancias de que el padre no asume sus roles o está ausente. Entonces, tanto el varón como la niña van a ir a la homosexualidad, porque ambos quedan así obligados a mantener la bisexualidad como defensa frente al incesto.

La madurez genital, al dar al sujeto la capacidad de unión en un nivel genital, y al otorgarle su capacidad procreativa, hace que las fantasías  se incrementen lo mismo que la frustración, puesto que el individuo ya posee el instrumento efector de la genitalidad, el cual aun no se puede usar por restricciones socioculturales.

– Imágenes tomadas de.-  Revista Educando se creece. Enciclopedia Mentor.

El adolescente toma una actitud dominada por el pensamiento hipotético deductivo. Esto supone que el adolescente está permanentemente en la ejercitación de esta nueva capacidad de pensar acerca de los demás y de sí mismo, buscando y exigiendo explicaciones acerca de todo lo que lo rodea.

Estas nuevas capacidades se tiñen de egocentrismo, especialmente en la etapa inicial de la adolescencia. Existe una incapacidad para diferenciar los intereses y motivos propios de los ajenos y como está preocupado de sí mismo, cree que todos los que lo rodean están pendientes de su conducta y apariencia. También como consecuencia del egocentrismo se cree único y especial, no sujeto a leyes naturales que afecten a los demás.

El joven tiende también a la ensoñación, a fantasear, pasando largas horas dedicado a esto. El fantasear constituye un espacio intermedio entre el jugar y el pensar racional simbólico. Aunque supone experimentar con las nuevas posibilidades que le da la evolución en su pensamiento, para el adolescente el “soñar despierto” ocupa un lugar distinto en su campo de conciencia que el pensar racional. Todos los adolescentes han pasado por esto, especialmente los varones.

Después se vive el enamoramiento. Son muy comunes los “amores imposibles”, al enamorarse de personas mayores o inaccesibles. Esto tiene un propósito muy importante: dar seguridad; lo cual se logra al imaginar o fantasear lo que se quiere, desea y haría, sin tener que enfrentar en la realidad a la persona amada. Con el paso del tiempo, los jóvenes se van sintiendo más a gusto y seguros de sí mismas/os al estar en contacto con personas del otro sexo.

Generalmente en la mitad de la adolescencia se vuelven más comunes las relaciones de noviazgo, que son cortas pero muy románticas e intensas. Más adelante, las relaciones amorosas se vuelven más duraderas y estables, caracterizadas por una mayor preocupación por lo que siente y desea la pareja. En estas épocas también surge la preocupación por decidir si se tienen relaciones sexuales genitales o coitales.

Además, en la adolescencia se consolida la identidad sexual, es decir, la forma en que una persona se siente, en lo más íntimo de su ser, como hombre o como mujer. A pesar de que esta identidad es producto de un largo proceso que inicia desde la niñez, en la adolescencia “se pone a prueba y se ensaya” a través de todas esas conductas hacia personas del mismo sexo y del sexo contrario, a las cuales nos referimos anteriormente.

Educación sexual en la adolescencia

La educación sexual  va  dirigida,  a capacitar al adolescente  para que  a  través de las  relaciones con el otro sexo, pueda disfrutar de los más elevados valores humanos

.La sexualidad  debe ser asumida con satisfacción, madurez y responsabilidad

,  y de ninguna manera debe ser fuente de displacer,  temores o frustraciones  de expectativas .

El afán de ser adultos y el deseo de experimentar la capacidad  reproductiva, conduce al adolescente a incursionar con descuido  en el mundo  de la nueva sexualidad,  trayendo consecuencias negativas como: el embarazo en la adolescencia, el aborto y las enfermedades  de  transmisión sexual,  que suscitan mayores preocupaciones.

Embarazos en la adolescencia: Constituye  elevados riesgos, con frecuencias conllevan a matrimonios o uniones precoces que elevan el  índice  de separación marital  y generalmente obligan a la deserción escolar y por tanto  al no cumplimiento de planes y metas.

Aborto:  A veces la adolescentes  acuden al aborto en período muy avanzado del embarazo por temor,  dudas o desorientación , lo  que incrementa  riesgo de este proceder y trae consecuencia psicológicas con sentimientos de culpa  y temor a perder la capacidad de procrear .

Enfermedades de  transmisión sexual: Son padecimientos infectos contagiosos que se contraen generalmente por relaciones sexuales, cuya  tendencia mundial va en ascenso y con la aparición del SIDA  resultan aún insuficientes las campañas  masivas  de educación.

Al menos en nuestra ciudad de Loja esto ha sido lo que ha afectado la sociedad en  las últimas décadas y lo seguirá haciendo si se deja  de concientizar a los jóvenes y personas en general desde una edad temprana.

Relación adolescente-familia.

La adolescencia  de un miembro de la familia, es considerada una crisis familiar.

El ambiente familiar dotado de afecto, propicia seguridad  y confianza básica. Son los padres los mediatizadores  por excelencia del proceso educativo, de ahí la importancia de prepararlos para desempeñar este importante papel, justo en las condiciones turbulentas, cambiantes y contradictorias que  se dan en la adolescencia.

                                                      Imagen tomada de : http://www.persona-psi.com

 

Es aquí donde los padres toman conciencia   de su nueva situación manteniendo una actitud comprensiva, comunicativa y amorosa. Esta etapa puede ser una experiencia  enriquecedora para toda la familia.

Imagen tomada de: http://www.persona-psi.com

Un wiki, o una wiki, es un sitio web cuyas páginas web pueden ser editadas por múltiples voluntarios a través del navegador web. Los usuarios pueden crear, modificar o borrar un mismo texto que comparten.

clases de wikis:

Bibliográficas

Biológicas

Deportivas

Económicas

Filosóficas

Geológicas

Matemáticas

Médicas

Los conflictos internos de identidad se van resolviendo, el grupo de amigos pierde importancia frente a la búsqueda de pareja. Teniendo en cuenta, que para algunos autores, la adolescencia termina cuando un joven es totalmente independiente emocionalmente y económicamente de sus padres, esta etapa puede alargarse muchísimo. Si lo vemos con un poco de humor negro, diríamos que uno no es adulto hasta que no tiene una hipoteca.

Tienen pareja –o no–, pero no piensan aún en formar una familia. Quieren ganar su propio dinero, pero deambulan de un trabajo al otro o cambian de carrera universitaria sin un horizonte definido. Aunque los más chicos ya los llaman “señor” o “señora”, ellos todavía se sorprenden… Son el grupo de 20 a 35 años, y a veces más, que se niega a crecer.

Los tres objetivos fundamentales de la edad adulta son conseguir la estabilidad laboral, encontrar una pareja, y tener hijos. En los últimos años hubo una postergación masiva de esos tres compromisos.”

Muchos chicos no quieren crecer, si hacerlo significa transformarse en «eso» que son sus padres en lo que a gozo por vivir se refiere. Entonces, la disyuntiva que se les plantea es difícil: o ser niños eternos o sucumbir a una visión de la adultez  a la pérdida de la pasión y la caída en un estrés perpetuo y quejoso respecto de su propio destino.

Se trata de una etapa que se agrega entre la adolescencia y la adultez, dado que posee características propias que la define, como la falta de compromiso o la postergación indefinida de obligaciones que hasta ahora correspondían a esa edad.

Se define la adultez como la etapa en que una persona echa raíces, forma una familia y consigue un trabajo estable, hoy ya son muchos los que llegan a esa edad sin haberlo logrado.