El deseo sexual es parte de ese desarrollo normal que permite la evolución de la vida de placer y reproducción de las personas. En la adolescencia el desear se convierte en un indicador de madurez  biológica y sicosocial. Es a la educación sexual a quien  corresponde orientar en  la canalización de estos factores para que sean aprovechados en la construcción de una identidad  sexual sana y responsable.                                               Pues el deseo sexual es normal en los adolescentes más aún si no han tenido la oportunidad de experimentarlo, no están mal las fantasías que tienen,  ni el masturbarse pero como  quita la atención de mucho cuando está aumentada, lo recomendable es tratar de experimentar dicho acto y tratar de controlar el masturbarte continuamente, el deporte ayuda mucho, sirve también tratar de enfocar tu tiempo en actividades que te exijan físicamente.
Con respecto a experimentar relaciones homosexuales pues no está mal ya que no necesariamente pueden serlo sino que es parte de las fantasías juveniles así como la bisexualidad, puede ser riesgoso el realizarlo ya que luego puede traer inconvenientes como confusión en identidad sexual pues aún son  jóvenes y al parecer con poca o nada de experiencia, ello lo pueden llevar a cabo cuando se sientas seguros de su inclinación sexual.
Por lo pronto el masturbarse no está mal, tampoco el estimularse con pelis o revistas, de ser posible tratar de propiciar el contacto sexual con una dama.